4 tipos de preguntas para combatir los pensamientos automáticos negativos

0

pensamientos automáticos negativos

Cada vez que vivimos una situación que percibimos como difícil, dura o peligrosa se activa en nosotros un determinado estado emocional (ira, angustia, tristeza, culpabilidad, ansiedad, etc.) que, además de que no suele ser agradable, tiende a movernos a conductas que tampoco nos suelen gustar: pasividad, agresividad, bloqueo, etc. Normalmente, estos estados emocionales se suelen alimentar con una serie de pensamientos automáticos negativos (PAN) que se activan junto a estas emociones y que acaban tomando el control de nuestra mente.

Algunos ejemplos de estos pensamientos podrían ser: “No voy a ser capaz de aprobar el examen”, “Sé que Andrés no me soporta, se le ve en cómo me mira”, “No lo volveré a intentar porque no quiero hacer más el ridículo”, “Mejor me callo porque si no se pondrá como un “toro”, etc.

La mejor forma de combatir estos pensamientos es ser consciente de que están ahí, no negándolos, pero a continuación reflexionar sobre ellos. Para esto te ayudará el hacerte algunas preguntas que te van a obligar a abordar la autenticidad de esos pensamientos y su poder sobre ti de un modo más racional. Aquí te dejo una lisa de esas preguntas agrupadas en cuatro bloques temáticos:

  1. Preguntas sobre la racionalidad/realidad de los pensamientos.
    ¿Es verdadero?, ¿cuáles son las evidencias a favor y en contra?, ¿hay otras explicaciones más razonables o realistas?, ¿qué pasos debería dar para saber si este pensamientos es verdadero o falso?
  2.  Preguntas que te ayudan a cambiar la perspectiva para tener un enfoque más objetivo.
    ¿Qué le diría sobre este modo de pensar a un amigo?, ¿estaría de acuerdo con mi interpretación de esta situación un tribunal imparcial?, ¿qué argumentos daría este tribunal a favor y en contra?
  3. Preguntas que giran alrededor de las ventajas y desventajas de mantener ese o esos pensamientos.
    ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de mantener este pensamiento a corto y largo plazo?, ¿me gustan?, ¿estoy dispuesto a asumir las posibles desventajas a cambio de evitar el esfuerzo de debatir con mis pensamientos?
  4. Reflexiones en torno a tu sentido de capacidad para abordar la situación que deberías abordar si deduces que tus pensamientos automáticos negativos no coinciden completamente con la realidad.
    Si deduzco que algunos pensamiento sobre la realidad no son “realistas”, ¿estoy dispuesto a hacer lo que debería hacer para cambiar la situación?, ¿estoy dispuesto a aceptarla si deduzco que no puedo hacer nada para cambiarla?, ¿necesitaría algún tipo de recurso o ayuda para afrontarla?

El tema de los PAN no acaba aquí. Es amplio y apasionante. Es posible que tú utilices otros modos de abordarlos que te sean efectivos. ¿Nos cuentas alguno de ellos?

FUENTE: www.escueladelasemociones.com

Comentarios están cerrados.