Asenapina en pacientes con trastorno bipolar I

0

Asenapina en pacientes con trastorno bipolarEste fármaco demostró mejor control de la depresión que el placebo y de forma similar a la olanzapina a los 21 días.

Introducción

El trastorno bipolar 1 (TB1) se caracteriza por presentar episodios de depresión, manía o mixtos. La etiología de esta enfermedad es incierta. Para su tratamiento, solamente existen dos terapéuticas aprobadas por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, la monoterapia con quetiapina y la combinación de olanzapina y fluoxetina. Otros antipsicóticos atípicos como aripiprazol o ziprasidona no han logrado aliviar los síntomas. El objetivo de este estudio es evaluar la eficacia de la asenapina, un nuevo antipsicótico atípico, para controlar los episodios depresivos moderados y graves y los episodios de manía en pacientes con TB1.


Métodos

Se realizó el análisis de los datos aportados por dos estudios en los que se evaluó la eficacia de asenapina en el control de episodios maníacos o mixtos en pacientes con diagnóstico de TB1. Estos trabajos son aleatorizados, a doble ciego, multicéntricos, de 3 semanas de duración cada uno, con una muestra de 977 pacientes en total.

Los criterios de inclusión para el análisis fueron tener más de 18 años, cumplir los criterios diagnósticos de la cuarta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) para TB1, presentar un episodio de manía o mixto en los últimos 3 meses y contar con un puntaje igual o mayor de 20 puntos en la Young Mania Rating Scale (YMRS).

Los criterios de exclusión fueron tener otro trastorno psiquiátrico concomitante, alternancia sobre el tipo de trastorno bipolar a lo largo del año anterior y abuso o dependencia de sustancias. Para dichos estudios se retiraron otros antipsicóticos y se dividieron a los pacientes en 3 grupos a los cuales se les administró asenapina, olanzapina o placebo.

En primer lugar se estableció la eficacia mediante la evaluación del cuadro depresivo por la Montgomery-Asberg Depression Rating Scale (MADRS) a los 7 y a los 21 días. En segundo lugar se evaluó el control de los eventos de manía por la YMRS y la calidad de vida mediante el cuestionario Short-Form 36 (SF-36) y la Clinical Global Impression for Bipolar Disorder scale. Finalizado el tratamiento, los pacientes continuaron en seguimiento por la eventual aparición de efectos adversos leves por siete días y graves por 30.


Resultados

De los 977 pacientes incorporados a los estudios, solamente 98 cumplieron los criterios de inclusión. Estos pacientes fueron divididos de la siguiente manera: 33 al grupo de asenapina, 26 al grupo placebo y 39 al grupo olanzapina.

Un total de 31 sujetos interrumpieron el tratamiento antes de concluir el estudio, 14 en el grupo de asenapina (4 por efectos adversos, 2 por falta de eficacia, 1 no cumplió el seguimiento y 7 retiraron el consentimiento), 7 en el grupo placebo (4 por falta de eficacia y 3 retiraron el consentimiento) y 10 en el grupo olanzapina (1 por efectos adversos, 6 por falta de eficacia, 1 no cumplió el seguimiento y 2 retiraron el consentimiento).

De los pacientes que concluyeron el tratamiento con asenapina, se observó un menor puntaje en la MADRS en comparación con placebo al día 7 (-11.02 ± 1.82 contra -4.78 ± 1.89) y al día 21 (-14.03 ± 2.01 contra -7.43 ± 2.09). El descenso del puntaje en la MADRS con asenapina en comparación con olanzapina fue mayor al cumplirse los 7 días, pero estadísticamente irrelevante al finalizar el seguimiento (21 días).

Con respecto a los síntomas maníacos, en los pacientes con asenapina se encontró un menor puntaje en la YMRS comparado con placebo y olanzapina durante todo el seguimiento. Mediante el cuestionario SF-36, no se obtuvieron cambios en el aspecto referido al nivel físico con la asenapina respecto a la olanzapina; en cambio, a nivel mental, se obtuvieron mejores puntajes con asenapina que con olanzapina, de modo significativo.

En cuanto a los efectos adversos, los más frecuentes con la asenapina fueron aumento de apetito, erupción, somnolencia, incremento de peso, acatisia, contusiones, depresión, hipoestesia oral, calambres musculares, dolor en extremidades y temblor. No se presentaron efectos adversos graves que pusieran en riesgo la vida. En el grupo de olanzapina las reacciones adversas más frecuentes fueron la sedación, el aumento de peso, la boca seca, el aumento del apetito, la acatisia, el temblor y el edema periférico.


Conclusión

Según los investigadores, la administración de asenapina podría ser beneficiosa para los pacientes con TB1 que presentan episodios depresivos moderados a graves asociados con episodios maníacos. Este fármaco demostró mejor control de la depresión que el placebo y de forma similar a la olanzapina a los 21 días. A su vez, alivió los síntomas maníacos con respecto a la olanzapina y fue bien tolerado por los pacientes. Este estudio incluyó una cantidad escasa de participantes; a pesar de eso, abre una posible línea de investigación para poder administrar de manera segura y eficaz este agente en un futuro próximo en pacientes con TB1.

FUENTE: www.intramed.net

Comentarios están cerrados.