Cómo hablar de tu salud mental en una relación nueva

0

“Siempre recuerda, los que nunca se han enfrentado a problemas de salud mental no lo entienden por completo, así es que es difícil explicarlo”.

Cualquiera que empieza una nueva relación sabe que hay muchas cosas que no conoce de su pareja: sus pasatiempos favoritos, la comida que odia, o cualquier hábito desagradable en el baño (sí, lo sabemos).

Pero siempre hay cosas que a la gente le cuesta más contar en esas primeras citas, como el estado de su salud mental, o cualquier problema que tenga que enfrentar en privado.

Ya que cerca de 1 de cada 3 personas en México se enfrenta a algún problema común de salud mental, el tema es uno que muchas personas tienen que tocar.

Pero, ¿en qué momento se empieza a hablar del asunto? ¿Qué reacciones se pueden esperar?

El médico general, Dr. Anshumen Bhagat, y fundador de la app GPDQ, dice: “Las relaciones sanas se construyen con base en la confianza y la honestidad. Si la relación empieza a tornarse seria, sería importante fortalecer esa confianza contándole a tu pareja quién eres en realidad, incluyendo la salud mental”.

Así es que le pedimos a tres expertos, y a dos personas que han pasado por esta experiencia que contestaran algunas preguntas.

¿Cuándo tienes que hablar de tu salud mental?

Tal vez sería demasiado personal hablar de eso en la primera cita, o en la segunda, pero cuando ya estás más cómodo y comprometido con otra persona tal vez sea el mejor momento. “Habla de eso cuando la relación se vuelva importante para ti”, dice Barbara Bloomfield, consejera de Relate.

Un vocero de Anxiety UK está de acuerdo en que no hay un momento exacto, sino cuando te sientes cómodo: “Algunos prefieren hablar directamente, otros pueden tardar semanas o incluso meses”.

Shea Wong, con trastorno bipolar, y colaboradora de Time to Change dijo al HuffPost: “Cada relación es diferente, así es que no sientas que tienes que discutir tus asuntos médicos en cierto momento. Yo prefiero abordar el tema considerando una postura emocional, mis sentimientos eran fuertes y estaba considerando un futuro con esa persona. Ese es un buen momento para hablar con otros de tus problemas de salud mental, especialmente si son crónicos”.

¿Cómo empezar la conversación?

El médico Bhagat recomienda que antes de lanzarte (o emborracharte y empezar un embate emocional), mejor escribas lo que quieras decir y así estar preparado.

“Siempre recuerda, los que nunca se han enfrentado a problemas de salud mental no lo entienden por completo, así es que es difícil explicarlo”.

Una vez que tengas tus ideas en orden, espera un momento en el que no sufras interrupciones o en el que estés en privado, para que puedas ser abierto y explicar a la perfección.

¿Qué palabras usar?

“Puedes empezar discutiendo tu relación con tu propia salud mental, cómo aprendiste a vivir con la enfermedad y qué te hace sentir mejor”, dice Bloomfield.

Si quieres tener un poco de control sobre la conversación puedes sondear una reacción antes de poner todas las cartas sobre la mesa y preguntar: “¿Conoces a alguien con problemas de salud mental?”

Cuando toques el tema, habla con confianza, sin vergüenza.

¿Cuánto tienes que compartir?

Una vez que empiezas a hablar, es difícil saber cuándo parar.

Wong explica que basada en su propia experiencia tienes que pensar que eres un maestro hablando con un niño.

“No quieres abrumarlos, pero al mismo tiempo no puedes ser tacaño con los detalles que llenan los huecos de las ideas preconcebidas”, dice.

“Presenta un panorama general de la enfermedad: lo que le hace al cerebro, cómo te afecta, cómo lo manejas, y alienta las preguntas cuando ya estén listos para aceptar más información. Siempre hazles saber que no hay preguntas tontas, que estás allí para ayudarles a entender”.

¿Qué quieres lograr cuando hablas con tu pareja?

Una de las cosas a considerar cuando hablas con tu pareja es la respuesta que quieres obtener de ellos, cómo piensas que puede ayudarte o cómo puede cambiar la forma en la que vives tu enfermedad o tu relación.

Gina Hadden, 33, quien padece TOC (Trastorno obsesivo compulsivo), dice que hablar con Sam, su pareja, le ayudó a obtener más conocimientos y a educarse para obtener la ayuda adecuada.

“Me alentó a ser más abierta con mi enfermedad para poder despertar el interés de otros y a escribir públicamente sobre el tema”.

Pero una cosa que tienes que saber es que estás seguro de que no quieres que tu pareja resuelva el problema. El Dr. Bhagat dice: “A fin de cuentas eres responsable de tu comportamiento y de controlar tu salud mental. Está muy bien buscar el apoyo de tu nueva pareja, pero no los hagas sentir responsables, ya que esto puede agregarle presión y tensión a la relación. Lo mejor es pedirles paciencia y comprensión, mientras deciden cómo enfrentar juntos la situación”.

¿Cómo enfrentar la reacción de tu pareja?

Todo el mundo espera que la persona acepte de inmediato la situación, pero eso no es del todo realista. Algunas personas tienen prejuicios y tal vez no te den ninguna oportunidad. Otras personas pueden tardar en entender de lo que hablas.

El doctor Bhagat dice: “Trata de no esperar reacciones específicas, mejor prepárate para contestar muchas preguntas y haz todo lo posible por ayudarles a entender”.

“Si la reacción no es la que esperabas, no te culpes, y lo que es más importante, no dejes que eso te desaliente para hablar con otras parejas en prospecto”.

FUENTE: www.huffingtonpost.com.mx

Comentarios están cerrados.