Dr. Celso Arango: “El borrador de la Estrategia de Salud Mental es un documento acientífico y con intereses del ministerio”

0

El Ministerio de Sanidad prepara una nueva Estrategia Nacional de Salud Mental, un objetivo que recogía el acuerdo de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, pero que el anterior equipo ministerial con María Luisa Carcedo a la cabeza ya venía preparando con un borrador que la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) ha rechazado frontalmente.

En una carta dirigida a sus asociados el Dr. Celso Arango, presidente de la SEP, señalaba los motivos por los que consideran el borrador de la estrategia “un documento acientífico” y cargado de “posicionamientos personales” que, en su opinión, “está hecho con intereses más del ministerio que otra cosa”. En conversación con iSanidad, el Dr. Arango, explica el posicionamiento de la SEP y reconoce la buena disposición mostrada por el ministerio en la reunión en la que transmitió su desacuerdo con el borrador. 

¿Cuáles son los fallos del borrador desde la perspectiva de la SEP?
Una estrategia, como su propio nombre indica, debe incluir una serie de indicadores o planes de acción que en este documento no existen. Una sociedad científica no puede avalar algo que no es medible, objetivable y que no puede pasar la prueba científica. ¿Cómo se va a medir el grado de consecución de los objetivos y cómo se va a evaluar si se ha hecho bien o mal? Además, no se ha hecho una evaluación de la estrategia previa para, en función de esa evaluación, tomar una serie de consideraciones.

“Debe basarse en la evidencia científica de lo que es coste-eficiente, en las buenas prácticas y no en posicionamientos personales o de determinadas asociaciones”

Por otra parte, el documento está plagado de posicionamientos. Entendemos que una estrategia debe basarse en la evidencia científica de lo que es coste-eficiente, en las buenas prácticas y no en posicionamientos personales o de determinadas asociaciones. A nosotros, como sociedad científica, nos parece un documento acientífico.

El borrador no recoge aspectos fundamentales y estratégicos basados en la evidencia de lo que debe ser la atención sanitaria de la salud mental en nuestro país. Aspectos como la intervención temprana en psicosis, autismo, trastorno obsesivo compulsivo, etc., patologías que no se mencionan ni una sola vez. Es una estrategia basada y fundamentada en aspectos sociales casi exclusivamente.

¿Qué supone considerar solamente los aspectos sociales cuando hablamos de trastornos mentales?
De la perspectiva biopsicosocial recomendada por toda la comunidad científica, el énfasis está únicamente en lo social. Todo lo biológico no está reflejado. Palabras como cerebro o neurobiología no aparecen ni una sola vez en todo el documento. Aspectos fundamentales como heredabilidad, genética, acceso a tratamientos farmacológico, como si no existieran. Y del aspecto psíquico también hay muy poco. Es una estrategia hecho con intereses más del ministerio que otra cosa.

“Palabras como cerebro o neurobiología no aparecen ni una sola vez en todo el documento”

Usted mostraba su desacuerdo con el tratamiento que el borrador de la Estrategia de Salud Mental daba a la prevención del suicido. ¿Reclaman un plan independiente del de salud mental? 
Hay un hiperdesarrollo del apartado de suicidio. Es cierto que es fundamental y cualquier esfuerzo que se dedique a reducir el suicidio es poco. Es una lacra de nuestro país que mata más personas que los accidentes de tráfico y que no se le da suficiente importancia. Pero sería necesario hacer un Plan Nacional de Prevención del Suicidio. Lo que no se puede hacer es una Estrategia de Salud Mental en la que la parte de suicido sea casi como el resto de la estrategia porque se da una imagen inexacta. Esta parte tiene un grupo de trabajo mayor que el grupo que ha redactado el resto de la estrategia.

“No se puede hacer es una Estrategia de Salud Mental en la que la parte de suicido sea casi como el resto de la estrategia porque se da una imagen inexacta”

Una de sus reivindicaciones de la SEP es la creación de la especialidad de psiquiatría de la infancia y de la adolescencia. ¿Se contempla en este borrador?  
En este nuevo borrador no viene incluida la creación de la especialidad. Como nos dice Europa y el resto de países a nuestro alrededor a excepción de Bulgaria y de Albania, es necesaria una formación específica durante la formación especializada para diagnosticar, tratar y evaluar a menores con trastorno mental. En este país, dentro de los planes de formación de psiquiatría, la dedicación a la formación de psiquiatría infanto-juvenil es claramente deficiente.

Es necesaria una especialidad que ya se creó en 2014 tras décadas de luchas por parte de asociaciones de pacientes y familiares, sociedades científicas, asociaciones profesionales e incluso contaba con el apoyo de todos los partidos políticos. Cuando se consiguió, el Ministerio de Sanidad tuvo la torpeza de incluirla en un real decreto en el que también se incluyó el reglamento de troncalidad de la formación sanitaria que fue impugnado. Así, se cayó el real decreto y con él, la especialidad de psiquiatría de la infancia y la adolescencia. Desde entonces han sido incapaces de volver a crearla. ¿No han tenido tiempo en seis años de subsanar ese error?

“No incluye la creación de la especialidad de psiquiatría de la infancia y de la adolescencia que ya se creó en 2014. ¿No han tenido tiempo en seis años de subsanar ese error?”

Hablaba de un texto sin indicadores, ¿qué indicadores proponen desde la SEP?
Nosotros hemos publicado un libro de indicadores de calidad en salud mental. Y hay otros muchos documentos y libros blancos que han recogido cuál es la situación actual con recomendaciones para mejorar la salud mental en este país que no hay sido tenidas en cuenta.

En su carta explica que la SEP mantuvo una reunión con representantes del Ministerio de Sanidad en la que les transmitieron sus quejas. ¿Qué respuesta obtuvieron?
La reunión tuvo lugar hace un par de meses y fue muy bien. Estuvieron representantes al más alto nivel y se comprometieron a subsanar las deficiencias detectadas. Pero no sabemos lo que harán ni sabemos cuándo van a publicar la nueva versión del borrador.

Fuente: www.isanidad.com

Comentarios están cerrados.