La terapia cognitivo-conductual online podría ayudar a las personas con problemas emocionales

0

terapia cognitivo-conductual online3 de noviembre de 2015 (HealthDay News) – La terapia cognitivo-conductual (TCC) en línea de la TCC siguen siendo poco frecuentes en Norteamérica, con algunos programas piloto en progreso en Toronto, Ohio y Kentucky, comentó el investigador, el Dr. David Gratzer, psiquiatra y médico responsable de los servicios de pacientes de salud mental hospitalizados del Hospital Scarborough, en Toronto.

“En pocas palabras”, dijo, “aquí en Norteamérica nos encantan nuestros iPhones, pero no estamos consiguiendo beneficiarnos de la tecnología para los servicios de salud mental del modo en que lo han hecho los suecos y los australianos”.

Pero, ¿la depresión, la ansiedad y/o el estrés emocional provocados por las enfermedades físicas pueden tratarse del mismo modo en línea que cara a cara? Para responder a esa pregunta, Gratzer y su colaboradora, Faiza Khalid-Khan, revisaron estudios realizados entre 2000 y 2012 que han examinado el tema.

Descubrieron que cuando se ofrece, la terapia en línea normalmente se centra en resolver algunos objetivos concretos del paciente, y por tanto, normalmente es un proceso a corto plazo. Algunos servicios son gratis, y por otros hay que pagar. La terapia en línea podría alternarse o no con las sesiones en persona con un terapeuta.

De acuerdo con esta revisión, los autores del estudio determinaron que la terapia en línea puede ayudar con la ansiedad, la depresión y el malestar emocional relacionado con una enfermedad tanto, si no más, que las intervenciones estándar cara a cara. Los investigadores también indicaron que el tratamiento a través de internet podría ser útil para las personas que son tímidas o que sean reticentes a hablar directamente con un profesional.

Los autores del estudio también dijeron que la terapia cognitiva a través de internet podría ayudar a algunos pacientes a minimizar los costos.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición de noviembre de la revista Canadian Medical Association Journal.

Gratzer y Khalid-Khan advirtieron que la mayoría de los estudios que revisaron solamente dieron seguimiento a los pacientes durante periodos relativamente cortos, desde 8 semanas hasta 2 años, después de la terapia. También indicaron que la ausencia de un contacto humano directo puede hacer que sea más difícil para que un paciente y el terapeuta creen una relación que sea sensible a las necesidades cambiantes de los pacientes. La terapia realizada a través de internet también tiende a tener unas tasas de abandono más altas, un problema que los investigadores dijeron que se podría prevenir si se realizan sesiones ocasionales en persona. Advirtieron que lo más importante es que la terapia en internet quizá no sea apropiada para los pacientes que tienen dificultades por una enfermedad mental grave. La mayoría de los estudios revisados no incluyeron a pacientes con enfermedades graves, al dar por sentado que las necesidades de dichos pacientes no se satisfarían con un asesoramiento a distancia. ”A las personas con una depresión entre leve y moderada parece que les va mejor que a las que tienen enfermedades más graves”, dijo Gratzer.

FUENTE: www.psiquiatria.com

Comentarios están cerrados.