Trastorno relacionado con sustancias y trastorno bipolar

0
  • Autores: M. Zurita Carrasco; N. Marín Basallote; N. Barreiro Galera.
  • Fuente: Revista de Patología Dual
  • Referencia: volumen3, número 3, página(s) COMUNICACIONES POSTER (pag 46)

Objetivos

Describir la prevalencia entre la comorbilidad del trastorno bipolar y el trastorno relacionado con sustancias, así como sus características clínicas más relevantes, su dificultad diagnóstica y su abordaje integral.

Material y Método

Revisión bibliográfica en Pubmed y selección de artículos relevantes publicados sobre trastorno bipolar asociado a un trastorno por uso de sustancias (TUS).

Resultados

En relación con la patología dual asociado al trastorno afectivo bipolar, ya se describió en el estudio Epidemiologic Catchment Area Survey (ECA) que un 60.7% de los sujetos con trastorno bipolar tipo I presentaban un TUS comórbido. Este porcentaje supera al de cualquier trastorno psiquiátrico y sólo es superado por el trastorno de la personalidad antisocial. Estas tasas de comorbilidad se incrementan de manera considerable si se tienen en cuenta todo el espectro bipolar y/o los casos más benignos y leves del trastorno. Los pacientes que sufren esta patología dual presentan una peor evolución clínica, tienden a una mayor cronicidad de los dos trastornos comórbidos, tienen síntomas más difíciles de tratar y presentan mayor número de hospitalizaciones. Además, estos pacientes presentan un mayor riesgo de suicidio a lo largo de su vida en comparación con los pacientes con trastorno bipolar sin abuso o dependencia a sustancias.

Conclusión

El trastorno bipolar y el trastorno relacionado con sustancias comórbidos se encuentran de manera frecuente en la práctica clínica diaria. Reseñar la importancia de informar a los pacientes con TB del riesgo de desarrollar TUS y enfatizar en la detección y el tratamiento precoz. En los casos ya establecidos un abordaje multidisciplinar y la coordinación entre los distintos dispositivos serán la forma de actuación más adecuada.

FUENTE: www.psiquiatria.com

Comentarios están cerrados.